Alejandro Gardinetti: «Deje la facultad porque me iba mejor con el humor».